El Misterio de la Muerte

mistery-of-death

La muerte. Una realidad única en la vida de toda persona, la cual es inevitable y sucede una sola vez.

Y esta realidad es tal, que todos la temen, nadie la quiere encontrar, y una gran parte de la población del mundo trabaja afanosamente por escapar, al punto de invertir enormes fortunas en busca de una respuesta a esta misteriosa realidad.

Desde el principio de los tiempos, el hombre ha visto la muerte como un misterio espeluznante. Y alrededor de esta se han creado religiones, rituales, tradiciones, y practicas esotéricas las cuales caen entre los rangos desde geniales, hasta descabelladas, sin embargo, nadie aun ha podido encontrar la manera de escaparla.

O así parecería.

Cosas específicas que conocemos acerca de la muerte es que no tiene respeto de edades, y todo ser viviente cualifica para morir en cualquier momento. Aunque usualmente el hombre vive por un periodo de tiempo a través del cual el cuerpo desfallece, eventualmente perdiendo su vitalidad, su habilidad regenerativa, hasta el punto de no poder sostener más la vida, y esta se escapa de él, A cuyo punto el cuerpo debe ser enterrado, quemado o puesto en una cripta, la manera de disponer del cuerpo una vez la vida ha salido de él, dependerá de creencias o tradiciones sociales, culturales o religiosas,

Pero no solo aquellos cuyos cuerpos desfallecen con la avanzada edad morirán, todos estamos expuestos a la muerte. Nuestro cuerpo es frágil, y se deteriora fácilmente. Y cualquier exposición a ambientes inhóspitos o violencia puede quitarnos la vida, ya que para ella dependemos de órganos y funciones delicadas las cuales no pueden ser interrumpidas, y si alguno de estos órganos falla o algunas de estas funciones se detiene, el cuerpo morirá, y de inmediato comienza un proceso de descomposición, que inevitablemente será intolerable en solo unas horas, no importa cuán joven o vieja sea la persona al morir. De modo que aun aquellos que nos aman desesperadamente ya no querrán estar cerca de este cuerpo, pues es un desperdicio, carroña, la huella de una vida que ya no existe más en el mundo de los vivos.

También vemos como el mundo ha creado grandes negocios alrededor de la necesidad de cuidar el cuerpo, sin embargo, estos solo crean una ilusión de bienestar temporal la cual desparecerá pronta e inevitablemente por una de las infinitas razones que causan la muerte.

Igualmente, el hombre busca esconder la realidad de nuestra existencia perecedera, de nuestra fragilidad y de nuestra falta de control sobre las cosas que pueden terminar nuestras vidas, no hablamos de ello, ni siquiera en susurro, excepto en situaciones en las que por necesidad debemos mencionarlo, o en busca de soluciones que nos permitan extender la vida.

En el pasado muchos exploraron la fuente de la juventud, y de ello se han creado fabulas, historias, y hasta grandes expediciones, en busca de la elusiva solución a un final inevitable. Incluso en los últimos años la ciencia ha explorado soluciones, por lo menos, a la extensión de la vida, y de hecho ha habido grandes logros, a tal punto que actualmente es común encontrar personas que sobrepasan los cien años.

Mas Dios nos dijo en su palabra en Genesis 6:3 Entonces dijo Jehová: «No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; pero vivirá ciento veinte años.» Y porque saben que es Dios quien ha establecido los años que el hombre vivirá, muchos optan por negar la existencia de Dios o la veracidad de su palabra, para poder sentirse bien, en la esperanza de poder vivir unos cuantos años más.

Pero nada de esto es necesario. De hecho, el misterio de la muerte ya no es más un misterio. Es solo un misterio para aquellos que rechazan la noción de la soberana voluntad de Dios, y optan por vivir una vida nociva, toxica, la cual solo acelerara, o hará más difícil la llegada a un inevitable fin.

La verdadera solución al misterio de la muerte está en la respuesta dada por Dios a través de su hijo Jesús en la cruz del calvario.

 Porque Dios lo ha establecido hebreos 9:27 de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 

Y este juicio Dios lo ha decretado en base a una sencilla pregunta. ¿Creíste en mi hijo, o lo rechazaste? Y tú respuesta no requerirá explicación, es un simple si o no. Un sí o no el cual ya este asentado en el libro del Cordero.

Porque, de acuerdo con Romanos 5:10, Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 

Pero, en el aspecto humano de la realidad de la muerte, todos de una manera u otra hemos sido tocados por ella. Yo vi a mi primo morir cuando aún yo era un niño, y éramos de la misma edad, después vi morir a mi padre a temprana edad, luego tuve que enterrar a la mujer con la estaba preparándome para casarme, ella era también muy joven.

El lunes pasado, el padre de una muy querida amiga y hermana murió en México por el COVID, y aún estamos llorando con ella y sus hermanos y su madre en medio del dolor de la separación.

La certitud del morir, y la incertidumbre del cuándo, hacen la muerte el peor enemigo del hombre, esta cancela nuestros planes troncha el futuro, mata ilusiones y disuelve nuestros sueños.

Mas el milagro del sacrifico de Cristo Jesús en la cruz del calvario transformo la muerte en vida,

E versículo 18 dice Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación que produce vida.

Él nos dice en Juan 11:26-27 Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. 

Aquí podemos ver al igual que en muchas otras partes de las escrituras, como en el griego la palabra usada en la Biblia para la muerte del cuerpo es dormir. Lo cual implica un estado temporal de descanso hasta el día de la resurrección. En Juan 11:11 Jesús dice: Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy a despertarlo.

Por casi 4000 años, habíamos sufrido las consecuencias de la traición de Adán y Eva a través del engaño más sutil que hasta la fecha ha existido, todavía hoy muchos escuchan la voz de satanás susurrándole al oído “Tu puedes ser como dios” y miles de personas mueren todos los años creyendo la misma mentira, y convirtiéndose en carne de dolor eterno ante la realidad de una mentira que después de la muerte es demasiado tarde para retractar. Por esto le teme el hombre tanto a la muerte.

Mas aquellos que escuchan la voz de Dios, y en obediencia siguen a su hijo Jesús, descubren la libertad y el gozo eterno que existe en nuestras vidas, vidas que no terminaran, ya que aun cuando nuestro cuerpo muere seguirá viviendo.

Este es un secreto que había estado escondido y el cual nos es revelado en Cristo Jesús.

Apocalipsis 14:13  Y oí una voz que me decía desde el cielo: «Escribe: “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor.” Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.»

Nuestras batallas presentes no son para vencer al enemigo, ya el enemigo esta vencido. Su derrota fue total

Colosenses 2:13-15 “Ya vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados. 14 Él anuló el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, y la quitó de en medio clavándola en la cruz. 15 Y despojó a los principados y a las autoridades y los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Pero en 1 Tesalonicenses, pablo nos aclara la realidad del estado del hombre en nuestra transición de este cuerpo al futuro cuerpo de gloria.

1 tesalonicenses 4: 13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18 por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

Y entonces tú me preguntas, como es esto posible. Acaso no crees tú posible que El Dios todopoderoso, el creador del Universo, el que te hizo de la nada y soplo vida en ti no es capaz de restaurar tu cuerpo en el día de Cristo,

Mira cómo nos lo dice Pablo

1 corintios 15:51 Os digo un misterio: No todos moriremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados, 53 pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad.

54 cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: «Sorbida es la muerte en victoria.» 55 ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? ¿Dónde, sepulcro, tu victoria?, 56 porque el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la Ley. 57 pero gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Amados, la muerte ya no es más la oscura jornada a lugares tenebrosos, o un mundo desconocido, también sabemos que cuando este cuerpo muera tenemos un destino marcado,

Y nuestra garantía de vida eterna, y nuestra seguridad de irnos a casa, cuando abandonemos esta morada temporal, nos llena de un gozo incontenible, extraordinario, al saber en el día de Cristo Jesús Estaremos celebrando la fiesta del cordero, y ya no habrá más temor, ni dolor ni tristeza.

Cuan delicioso motivo para celebrar a Cristo Jesús,

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *